martes, 23 de agosto de 2016

No son accidentes, son Asesinatos !



Cuándo alguien sale a la carretera dispuesto a llevarse por delante a los más débiles existe INTENCIONALIDAD en los hechos que determinan la muerte de peatones, ciclistas, motoristas... o cualquier otra persona que se tropiece con estos ASESINOS anónimos, disfrazados de conductores.

Lo sabemos y seguimos ignorándolo, pero considerar simples accidentes de circulación las trágicas consecuencias de quienes al volante de sus automóviles (generalmente de alta gama o furgonetas) son capaces de trasladar sus frustraciones a los demás (embriaguez, vejez, falta de reconocimiento social o problemas económicos...) no es casualidad.

Un permiso de circulación en España es realmente una Licencia para Matar.  Bien lo saben  las compañías aseguradoras cuando las indemnizaciones por muerte corren a cargo del Seguro Obligatorio o en su defecto por el Consorcio de Compensación de Seguros.

Así el negocio continúa y existen todo tipo de triquiñuelas para garantizar al asegurado la renovación de su Licencia para MATAR GRATIS (aunque el cliente tenga más de 80 años!)

1º La legislación actual convierte en dulce homicidio (no más de cuatro años de cárcel) lo que realmente se un puro ASESINATO.

2º La defensa civil asociada a las pólizas de seguro facilitan los Recursos Jurídicos a quiénes ni siquiera se preocupan por conocer el estado de sus víctimas. La frase es siempre la misma: hablen con mi abogado!

3º Una vez enfriada convenientemente la TRAGEDIA mediante todo tipo de dilaciones judiciales, el caso llega a la mesa de un juez hundido por decenas de informes periciales contradictorios y que además carece de medios y conocimientos para investigar dichas contradicciones como FRAUDES a la Justicia y/o simples perjurios a sabiendas.

Conclusión: el muerto lleva 7 años bajo tierra mientras su familia, viuda o huérfanos tienen que soportar una horrorosa pérdida ya irrecuperable, mientras nuestro ASESINO (travestido de víctima de accidente de tráfico) obtiene todos los pronunciamientos favorables, todas las reducciones de pena o su plena exención por motivos de edad o por carecer de antecedentes penales... (vaya usted a saber cuántos crímenes ha provocado en su vida y nadie ha descubierto jamás... darse a la fuga sale a cuenta!).

Al final tenemos al MISERABLE dispuesto a salir nuevamente a la carretera para seguir dando rienda suelta a sus frustraciones A CAMBIO DE NUESTRAS VIDAS !!!

Es esto lo que queremos?

9 comentarios:

Para navegar cómpren dous remos...