mércores, 10 de maio de 2017

¡ Mira qué graciosos !



Niños y niñas en programas de televisión como reclamo para engordar las audiencias mientras nos recomiendan proteger a la infancia de la nefasta influencia de los medios...

Si la niña canta o baila ¿quién sabe si llegará a ser una artista famosa?; si el niño se despacha bien en la cocina, quizás de mayor sea un chef con estrella Michelín...

Si no hace más que llorar o reír, es lo que se busca: atrapar una audiencia que fisgonea las emociones que transmite la fría pantalla de plasma.

Y, además, todos contentos.  Los abuelos solitarios por fin pueden soñar con sus nietos a través de esas personitas que se los recuerdan; las madres y padres comparan las habilidades de sus hijos con el modelo de la tele, por si acaso pudieran acudir al próximo casting o, simplemente, comprobar que sus vástagos son tan capaces como el que más...

Claro que al día siguiente habrá que visitar el Supermercado de El Corte Inglés y comprar los exóticos productos que convertirán las próxima cena familiar en una sorpresa realizada por un chef de 10 años... 

-- Sorpresa!!! lo ha hecho el niño...

El último tomate que compré en la frutería de la esquina me costó 44 céntimos (un único y solitario tomate), se imaginan ustedes cuánto sale la bromita para que el nene abrase los alimentos necesarios para convertirse en maestro de cocina por un día?

Y qué sucederá si tu hijo no puede acceder a esa bandejita de arándanos frescos o a esas gambas frescas que rematan el plato?  Entonces la frustración se refugiará en una buena lata de patatas fritas de marca... y que viva el colesterol infantil !

Porque no es que hayamos abandonado la dieta mediterránea, es que no tenemos acceso económico a las frutas y verduras frescas, ni al pescado fresco ni a la carne de solomillo.

Es tan fácil de entender, simplemente es que nos hemos convertido en pobres... y por eso nos ofrecen exquisiteces culinarias por TV a todas horas.

Para darnos envidia, y recordarnos que si no podemos comer como en la tele es que algo estamos haciendo mal, es que la vida no nos va tan bien como creíamos...  y si estás convencido de hacer equilibrios dietéticos entre las lentejas con chorizo y unas judias verdes con huevos duros... entonces, será tu hijo quien te recuerde:

-- Papá, mamá, en esta casa nunca comemos los platos de Master Chef Junnior.

Y así la cena se vuelve triste y nos iremos a dormir en silencio, prometiéndonos a nosotros mismos que mañana será otro día y haremos lo imposible para buscar un extra que nos permita comprarle a la niña ese vestidito, con diadema de brillantitos a juego, que tanto nos gustó en el úlitmo Bamboleo.

Más allá de la anécdota está la categórica explotación infantil a la que nos someten los medios. Algo que está prohibido por ley y que una sociedad adulta debiera proteger celosamente, pues se trata del futuro de nuestros jóvenes y ciudadanos.

Después de visitar un plató de televisión la vida parece anodina, nuestras casas no brillan con la misma intensidad, y nuestro sistema de climatización (supniendo que lo tengamos) no es, ni de lejos, tan eficaz como el que respiramos en la experiencia mediática.

Los abuelos tienen arrugas y el maquillaje de mamá no está a la altura del staff de estilismo del set..., ahora casi todo es opaco y cutre en comparación con las candilejas de los platós.

Y ahora qué?  Los llevaremos a Disneyland París para sobrellevar la frustración de haber sido sólo un entretenimiento en horas bajas, cuando la crisis destrozaba el 60% de los hogares españoles?
Y cómo lo hacemos?  A plazos?

Si acaso estas líneas necesitaran alguna conclusión casi mejor se la dejo a ustedes, que tanto se divierten con los niños y las niñas en horas de máxima audiencia cuando al día siguiente los tomates seguirán subiendo su precio inexplicablemente y todos volveremos a los spaguetti con salsa de tomate de nuestras vidas.

Hoy, una de explotación infantil; el futuro aún no lo conocemos, afortunadamente...

Ningún comentario:

Publicar un comentario

Para navegar cómpren dous remos...